"El Mundo"

April 2000

 

 

 

 

 

 

El Día

Abril 2000

 

 

 

 

 

Joaquín Castro

Enero 2000

 

 

 

 

 

Diario de Avisos

Marzo 2013

 

 

 

 

 

 

La Opinion

Marzo 2013

 

 

 

 

 

Mercedes Hernández Rodríguez

Octubre 2010

 

 

Armin Damtsheuser presenta “Retrospectiva”

 

Armin Damtsheuser, artista alemán afincado en Tenerife desde hace 17 años vuelve a la escena cultural en Tenerife para mostrarnos su última apuesta: “Retrospectiva”. Las obras que presenta son el resultado de un período de estudio en el que no sólo retoma las técnicas con las que se dio a conocer en su Alemania natal a finales de los 80 y principio de los 90, sino que las reestudia, las remezcla y las transforma en el arte que quiere transmitirnos para esta década que comienza. Un arte caracterizado por el desnudo de figuras tímidas y recatadas, escondidas tras una cortina monócroma. Figuras compactas y redondas que contrastan con el resto de su obra, la cual da un giro radical cuando se enfrenta a la serie de “Golpes...”, un sencillo cuadrado a modo de cuerpo que nos recuerda lo frágiles que somos ante las embestidas de la vida. El golpe se oye, macizo y contundente. Arruga la superficie. La deforma. La quiebra....y ofrece otro lado que también es golpeado....

 

            Armin nos sorprende con obras que ganan en profundidad y color, abandonando las tonalidades primarias y optando por colores que cambian a medida que los trazos de las figuras se desplazan por el lienzo, consiguiendo con ello atrapar al espectador hacia el fondo del cuadro. Unas figuras que, como ya es característico en su particular estilo; se estiran hasta límites imposibles, se fragmentan y se unen en abstractos puzzles que sólo toman sentido a través del color.

            Con esta “Restrospectiva” Armin nos acerca a una pintura que se aleja de con- vencionalismos decorativos. Desde sus comienzos rompe con la pintura paisajística y comercial, para sacudirnos con unos trazos descarados bocetando figuras casi fantasmales y enérgicas, con las que busca expresar mediante un estudio constante del color. Sus figuras, alargadas y retorcidas nos llaman con sus cabezas sin rostro, reducidas en algunos casos a un simple trazo, desdibujadas y desaparecidas por un movimiento brusco mediante el que intentan escapar de un salto, por el extremo opuesto del lienzo.

            En su nueva serie de “Bailarines”, Armin hace un guiño al primitivismo que siempre inunda su obra. El artista recurre a varias figuras que bailan frenéticamente en círculo, en un estallido de fuerza y belleza cromática que no nos deja indiferentes. La composición recuerda  a aquéllos “corros mágicos” que ya desde la Prehistoria utilizaron los hombres para invocar a las fuerzas de la naturaleza y que, de este modo, concedieran a las mujeres la capacidad de traer hijos al mundo. En otros casos representa la unión con el mundo de los dioses, utilizándose como medio de comunicación con ellos. Sea una cosa u otra, lo cierto es que la danza nos ayuda a desinhibirnos, nos atrapa y nos arrastra dejando al descubierto instintos que creíamos ajenos a nosotros, instintos de los que tal vez, a veces nos avergoncemos. Ya lo decía Platón: “Danza es hermosura y fealdad” y en ocasiones ruboriza sentirte totalmente identificado con ella.

           Con una gran trayectoria artística, A. Damtsheuser ha expuesto en varias galerías tanto en Alemania como en Tenerife, entre las que hay que destacar las realizadas en el Casino de Santa Cruz de Tenerife, favorablemente valoradas por el prestigioso crítico Joaquín Castro. 

 

 

        

Mercedes Hernández

Lcda. Historia del Arte